Para leer En Un Soplo Profundo en una plantilla adecuada a la pantalla de tu teléfono móvil ingresá a http://enunsoploprofundo.blogspot.com/?m=1

martes, 18 de agosto de 2009

El silencio en la calma

Dame una porción de tu cielo
Una arteria de tu corazón
Anestesiame
No voy a prestarle atención a la soledad
Tan sólo un libro agarrotado de compañía en la voz
Seguro quieras arrancártelo todo.



Sobrevolar la ciudad y mirarla con otros ojos. Sentir cómo vuelve aquello que causaste olvidadiza, mientras tus manos siguen desconstructivas. Asumir que no existe el momento constante, que sos más efímera que nunca. Que el grito es en el llanto, lo que el silencio en la calma. Y soñás todavía, sí. Pero no querés los sueños que te tocan.

Tal vez quieras oler mi perfume, o abrazarme un poco cuando un llanto sin argumento se quiera apoderar de mí. Tal vez puedas darme la mano las tardes en las que no quiera cruzar la calle sola, o escuchar mis incongruencias por un rato nomás. Aunque soy yo quien debe quedarse alguna vez. Encontrar mi punto de anclaje. Alojarme, sin equipaje que me invite a huir.

6 comentarios:

Edu dijo...

Siempre me pregunto porque hay cosas que se nos hacen tan difíciles.

Un beso

sandra dijo...

Me gusta mucho leer lo que escribis.Son muchas las cosas,en la que nos parecemos.Esta es una de ellas.
Te quiero mucho.
Tu mama

Amorexia. dijo...

la ciudad desde arriba es un imaginario de historias que detestas cuando desde abajo esta te atrapa.

Deshora.

Eric dijo...

Te prefiero voladora, sin ataduras.

Un beso

Malvada Bruja del Norte dijo...

Las respuestas están dentro de tí.

Bello post!

Anónimo dijo...

No es ésto demasiado profundo para alguien como yo. Más básico que el CBC ( el ciclo básico...ja) malísimo. En tus ojos sí quisiera estar, para ver todas las cosas bellas como vos las ves. A mi me alcanza con verte a vos, pero ya sabés, yo soy base por altura sobre dos o, más bien, lado al cuadrado.
CP