Para leer En Un Soplo Profundo en una plantilla adecuada a la pantalla de tu teléfono móvil ingresá a http://enunsoploprofundo.blogspot.com/?m=1

jueves, 18 de junio de 2009

You were here

Una noche noctámbula, donde la verdadera piel se esconde bajo las frazadas. Es de adivinar que no voy a encontrar tus orejas en mi almohada. Una habitación en la que intento acurrucarme como si aún estuvieras aquí, mientras pienso ojalá tus labios ya no besen frio al pensarme. Tan difícil es dormir donde despertamos amaneceres. Me pregunto dónde ha quedado: el hombre enamorado del sol, esa esencia fresca que necesitaba nuevas libertades, la fruta en la que puedo saborearte, tu sueño joven, el camino bifurcado. Dónde te has ido con tu carita de corazón novato. La belleza que no tiene precedentes, viene con la inteligencia en sus entrañas. Y soy una vágatela que antes fue pasión, impulso, deslumbramiento. Fue sueño, como cada día en los que vivimos en un jadeo de placer incesante. Voy a seguir errante en este mundo resignado, y sin echar la vista atrás.

10 comentarios:

Morella dijo...

(I wish.)



Genial, como siempre.
Mis besos y vasos.

Edu dijo...

Los recuerdos quedan donde la gente se ha ido.

Un beso

Anónimo dijo...

xq no te dejas de pensar en labios que besan frio?...

tu infierno esta encantador

Eric dijo...

La vida está llena de sueños.

Beso

Laurita dijo...

Sabri y tus letras bonitas
Ojalá todo se trata de voluntad, ojalá esas palabras con las que concluyes todo eso, fueran posibles, y de verdad, pudieras dejar eso atrás. Pero por más que intentemos convencer al universo, que nuestros ojos seguirán hacia adelante, siempre hay algo adentro que insiste en mirar a lo que ya no es tuyo, a lo que está lejos...

Nos queda la esperanza, de un nuevo sol, una nuea esencia :)

Te mando un abrazo!

Polux dijo...

tu carita de corazón novato...



es como para morirse...


un saludo alegre hahaha

Dolores Eidán dijo...

Errante y sin mirar atrás.
Amaneceres en nuevas almohadas aparecerán.

Saludos!

Poeta Errante dijo...

Los amaneceres, los labios en las almohadas, esa piel entremezclada entre frazadas y sábanas dicen tanto.
"La fruta en la que puedo saborearte". Muy bellas palabras. Hablan por sí solas.
Saludos, abrazos y éxitos.

León dijo...

Quizá sea un poco cliché lo que voy a decirte, pero, después de algo así, después del agridulce y rel recuerdo y el proceso de doler o no tanto hasta olvidar... lo mejor es haber vivido y dejado atrás que no haber vivido en absoluto.

Un abrazo grande Sabri, que andes bien.

Anónimo dijo...

Sos deslumbrante, pasión, impulso, todo. Ahora mismo. Aqui y ahora. Este sueño de juventud... quiero decir... vas a tener mil y una noche para soñar y que cada sueño que vas a tener va a ser distinto al anterior. Y seguro q, como sucede con los sueños al despertar, de éste, ya no te acordás exactamente como era.
CP