Para leer En Un Soplo Profundo en una plantilla adecuada a la pantalla de tu teléfono móvil ingresá a http://enunsoploprofundo.blogspot.com/?m=1

jueves, 26 de marzo de 2009

Amor rojo (Corazón Sui-Generis)


En este instante preciso:

Es tiempo de mirarnos a los ojos, de escindirme el corazón para regalártelo todo. Vuelvo con el cuerpo blando, la primavera nunca termina. Los prejuicios caducaron, sueño cada noche con lo hermoso de caminar juntos, tomándonos por la cintura. Te sujeto fuerte la mano pero sin apretarte, abro mis brazos para ti. Te escucho mejor, ya entendí que no importa el tiempo, ni cuánto, no debe haber miedo que me opaque. En este instante preciso quiero compartirte algún ocaso dorado y gris.

Pasa que las 22.07 es mi hora. ¿Crees en la permanencia que transita transversal al tiempo? La permanencia de los afectos implica que aunque no los veamos, siguen allí, no desaparecen. (Algunas veces olvidé el concepto).

¿Será éste sueño noctámbulo el amor? Como si ha sido inventado de nuevo. De a ratos vuelto insatisfecho. De a ratos colmándonos las manos de flores, los pies de algodón, las bocas de chocolates, las mentes de revolución, los ojos de cartón. Y el corazón, ese órgano ya sui-generis, ya ni siquiera órgano sino metáfora, relleno de frambuesas rojas brillantes, como los labios que ya no besarás.

Rellename los huequitos en el alma que me dejan las siestas, las tardes de domingo, algunos vientitos nocturnos. (Por favor)

10 comentarios:

Juan dijo...

Sabrina

Estoy seguro que él sabrá rellenar todos esos huequitos que aún quedan libres, aquéllos que permanecen dormidos, despistados o sonámbulos.
Todo tu corazón será para él, el elegido, el afortunado, el dios de tu corazón y de tu alma.
Luego será cuestión de conservar ese inefable amor cada minuto de vuestra vida, para que no disminuya un ápice, que no se aminore su intensidad, y que caminen de la mano por todos los senderos, los que son alegres, amenizados por la dulce melodía del día o por los otros, por los estériles, por eriales, por las peligrosas estribaciones de la incomprensión.
Ese es el amor eterno, el que traspasa fronteras.

Un abrazo.

Juan Antonio

Amorexia. dijo...

Sabrina, no llenes de espectativas el pasado que apenas vuelve, tomalo con calma y que te siente bien.

Saludos desde la ausencia.

Monotributo dijo...

He vuelto a tí, mimosona
Sé -porque los genios todo lo sabemos- que estas semanas han sido atroces para tí, mimosona. Sé de tus angustias y tu temores por la ausencia de tu Amo y Señor, osease modestamente YO, el Gran Monotributo, el Adonis de Plutón, la dulzurita feminoine más andróginamente masculina.
No te preocupes guapetona, he vuelto a vivificar tu gladiolo casi mustio por la ausencia del viril por antonomasia, osease modestamente YO. En las últimas semanas estuve recorriendo el Cosmos. Pretendía realizar un viaje de perfil bajo para estudiar los principios de sabiduría universal que solo puedo encontrar con unívoco método de introspección dentro de MI, pues solo YO resumo la perfección total de las artes y las ciencias, eso sí con la modestia y humildad que me caracteriza. Pero fue vano el intento de pasar desapercibido en mi augusto periplo hacia MI MISMO .

Pablo dijo...

La brisa antes de la tormenta... otro hueco mas para llenar. Besos, Sabri.

RECOMENZAR dijo...

Te leo Los leo me gusta vuelvo

((Cioran el pirata)) dijo...

paso a paso...para no salir lastimado.

creo que eso resume un poco.


saludos!!!!

Laurita dijo...

Sabri, me dejas con sabor a tristeza, espero que alguien llene todos huequitos.

Te dejo un abrazo :)

Mariano dijo...

mmm q dificil es a veces que todos esos espacios que sentimos, en especial cuando queremos compartir, vacios.... pero creo que son momentos, todo pasa nada queda...

Edu dijo...

Hermoso texto. Expresaste tan bien los sentimientos.

Besos

Anónimo dijo...

La permanencia de los afectos! q cosa tan genial es ésto q escribiste. La permanencia... esta idea es tan perfecta q no puedo agregar más nada. Es decir, tal vez, nada sea para siempre, pero la permanencia de los afectos...

CP