Para leer En Un Soplo Profundo en una plantilla adecuada a la pantalla de tu teléfono móvil ingresá a http://enunsoploprofundo.blogspot.com/?m=1

sábado, 17 de septiembre de 2011

Hermético


En el fondo del cuerpo, llevaba un enigma. Indescifrable e incierto, como las palabras que solía pronunciar. El lenguaje, su mayor virtud, no podía desenmarañar el nudo de su herida profunda y altiva, que iba desangrando cada parte de sí.

La muerte del enigma era el permanecer, sólo así podría continuar. Sus ojos, ofuscados por la niebla de signos, no le permitían ver el camino. Necesitaba ahora otro renacer, inconsciente, irreal, daba lo mismo. Dar vida a una nueva encrucijada, hasta dejarla morir una vez más para seguir.
Con el cuerpo mutilado, iba escupiendo lo que intentaba comunicar, mientras no hacía más que perderse entre preguntas y exclamaciones. Conocía el mundo tras las heridas, pero no podía permitirse que escapara algún enigma. Suponiendo que ahí estaba el código compartido: en sacarle provecho a las incomodidades que se refugiaban en la rutina.

4 comentarios:

Gonzinko dijo...

Esos momentos!!!... No se escapa ni un suspiro

Anónimo dijo...

Empezar una encrucijada con semejante herida, que dificil. Se parece a querer tapar un dolor con otro.
Donde lo que se escupe es aire y lo que se traga es sangre.

Leí varios escritos (o soplos) de un tirón.

Pd: éstas ideas tuyas (en palabras) que cuando no están son a mi lo que el delirium trémens a un alcohólico, que no se extingan!!!
c.p. (big fan-pero no estilo chapman-, ja) happy spring!

Mauro dijo...

En general, los que tienen la virtud del "lenguaje" son los más herméticos o elípticos que existen.
Me quedo con lo último, sacarle provecho a las incomodidades que se refugiaban en la rutina.
Muy bueno
Abrazo

blasblog dijo...

profundamente metafòrica esta entrada; heridas y mutilaciones de recuerdo y de sentimiento.
aprecio siempre la calidad de tus escritos.
un saludo
Blas