Para leer En Un Soplo Profundo en una plantilla adecuada a la pantalla de tu teléfono móvil ingresá a http://enunsoploprofundo.blogspot.com/?m=1

lunes, 6 de septiembre de 2010

Fuerza para mi pluma

Una vez más algo me aprieta el pecho, tensa mis manos que no pueden escribir lo que sienten. Es esa angustia contenida en la palabra, escupida en un impulso. Es esa soledad acompañada de ojos que no ven. Los sueños que parecen tan lejanos, las necesidades que nunca terminan de necesitar, sino que se reinventan en medio de la carencia. Carencia en un mundo que desborda, que chorrea sentimientos artificiales. Un mundo que no comprende porque no quiere sentarse a pensar, que siempre está tan apurado por experimentarlo todo y divertirse. Y mientras tanto estoy aquí, queriendo pararme en un lado de la vida, mientras los otros cuerpos me tironean para que siga pisando los caminos que trato de dejar atrás. Estoy aquí intentando que mi alma no pierda su vuelo, que mis pies aún quieran correr a buscar lo que siempre desearon. Que no se me caigan los brazos, cansados de intentar. Que a mi pluma le vuelva la fuerza, que mi corazón deje de perder color.

(Quisiera despertarte con un llamado y que, con un ojo abierto y otro cerrado, me digas las cosas más hermosas que jamás haya escuchado)

5 comentarios:

Doamna care plânge dijo...

"Estoy aquí intentando que mi alma no pierda su vuelo, "
Me ha encantado lo que has escrito .

Evange dijo...

Que hermoso que escribis!

Y para vos transcribo esto:

"Te han sitiado corazón y esperan tu renuncia,
los únicos vencidos corazón, son los que no luchan
no los dejes corazón que maten la alegría,
remienda con un sueño corazón, tus alas malherida"

Anónimo dijo...

Uno también se siente así, sin la espada sin la pluma y sin la palabra, ja, como un antisarmiento. Supongo que sería lindo que te dijeran: (...) justo, estaba soñando con vos!
Yo creo que tu pluma tiene mucha fuerza. La pluma metaforicamente también nos permite volar. Ëste ha sido un buen viaje. Vamos a estar bien. Un abrazo.
Cristian.

Juan dijo...

Tu alma jamás dejará de volar, ni tu pluma de deleitarnos con espléndidos textos que son caricia
para nuestras almas.

Eres un ángel con mucha luz y amor.

Un abrazo.

Juan Antonio

SABRINA FISCHBERG dijo...

Gracias por sus comentarios y lindas palabras.

Necesito a mis lectores en cada escrito, gracias por leerme.