Para leer En Un Soplo Profundo en una plantilla adecuada a la pantalla de tu teléfono móvil ingresá a http://enunsoploprofundo.blogspot.com/?m=1

jueves, 22 de abril de 2010

Tu cara en la hora del té (*)

Sigo pensando todo el tiempo en vos, para no creer que es mentira que te fuiste. Para no quedarme esperando que vengas esta tarde a tomar el té conmigo, a charlar con mi papá sobre las noticias. Que llames por teléfono para saber dónde estoy, a dónde me fui. Sé que fuimos amigas, que confiabas en mí. Siempre pensaba en vos, no solamente ahora que no estás. Creo que últimamente fuimos incondicionales. Ya quisiera verte otra vez. Ya quisiera abrazarte hoy.

2 comentarios:

León dijo...

Lo bueno de la vida, es que hay solo una distancia irremediable.
Y si bien nos agarran a traición esas nostalgias malvenidas.
No se si seríamos los mimos sin ellas.
EL que haya dicho que no hay que necesitar, es un idiota.

UN abrazo grande Sabri, es tan lindo leerte.
Que andes bien.

Anónimo dijo...

Lo bueno de todo esto ,es que siempre la recuerdes,con su alegria ,sus chismes y lo bueno de ella.
Y saber que compartiste cosas y que la disfrutaste.
Estos fuertes golpes...nos enseñan a disfrutar mas los momentos de la vida.
Te Quiero mucho, Sabri.Besos